ME LLAMO MANU, SOY FOTÓGRAFO DE BODAS Y PADRE DE FAMILIA.

Adoro a mi hija Leia, a Katering, mi mujer. Ellas son las que me inspiran y me apoyan para seguir trabajando en lo que más me gusta, que es contar historias de amor. Por eso, siempre que puedo, salgo a hacerles fotos a ellas, y así escribimos nuestra propia historia. 

 

La fotografía siempre ha estado muy presente desde pequeño, mi padre era un gran fotógrafo del que aprendí muchísimo. Si no fuera por él yo no sería fotógrafo.

Desde entonces no he parado de aprender, no solo como profesional sino también como persona, como marido y como padre. Me apasiona documentar ese gran día, como es el de una boda, el poder capturar cada instante para siempre, esa ilusión que se refleja en una mirada, en un abrazo o simplemente en un gesto que puede hacerte sonreír, eso es lo que realmente hace de una pequeña imagen la más grande del mundo. Por eso me encanta mi trabajo.

1/8